Pues resulta que los colombianos del pueblo de San Antero, en la costa del caribe, se desvirgan con las burras del lugar. Y burras, en sentido literal. Está claro que estos actos de zoofilia existen, pero no estaba tan claro cómo lo admitían. Y es que gracias al documental (en inglés, pero por suerte a los colombianos los entendemos perfectamente), vemos que lo publican a diestro y siniestro. Los más jovenes del lugar practican a diario con sus burras, hasta que tienen mujer, eso sí. Es una costumbre, y nadie les mira raro por ello. Aquí el documental: [6 minutos, Dailymotion].

Continuar para ver el video.

Post relacionados: Martin, el follaburras.